domingo, 28 de mayo de 2017

Hacia el infinito

Título: Hacia el infinito.
Subtítulo: La verdadera historia detrás de la teoría del todo.
Autora: Jane Hawking
Editorial: DEBOLSILLO PREMIUM

            Antes que nada quiero agradecer infinitamente a la editorial por el envío, ¡son los mejores!, ahora vamos a la historia.

Teddy presentando el libro para su Unboxing
“Hacia el infinito” es la autobiografía de Jane Hawking, una mujer cuya vida por sí sola no encerraría grandeza de no ser porque esta íntimamente atada a la vida de Stephen Hawking, un hombre que todo el mundo reconoce por dos cosas.
1 Ser uno de los científicos más prestigiosos del mundo gracias a sus investigaciones relacionadas con las leyes fundamentales que rigen el universo y…
2 Padecer una enfermedad que lo confina a una silla de ruedas y a movimientos limitados.

Ya de entrada saber que Stephen se casó, que de hecho su enfermedad fue progresiva y que al inicio de su vida era un joven normal y con completo control de sus movimientos da una idea de lo que vamos a encontrar en esta novela, o por lo menos eso creí cuando inicie el libro, la verdad es que lo que iba a encontrar era diferente.

Jane es, cuando la conocemos, una chica optimista, que gusta de viajar, y con una idea romántica de la vida; se enamora de Stephen y pese a conocer su enfermedad y saber en lo que degenerara no duda en casarse con él y poner todo su esfuerzo en formar una familia.
Sí, una historia de amor conmovedora, pero que desde el inicio está llena de trabas. Si bien al principio la pareja se topa con los problemas típicos de recién casados: falta de ingresos, inseguridad hacia el futuro, problemas domésticos y familiares… la enfermedad de Stephen va avanzando y pronto Jane debe de cuidar de él, al inicio como una amante entregada, luego como una madre abnegada, en momentos como esclava y finalmente desesperada y agónica.

Sinceramente me fue difícil leer este libro, ¡he visto tantas veces la misma historia!, hombres fuertes y decididos que pasan por encima de todo para conseguir sus metas, que aman sin decirlo y se anclan a su trabajo y sus habilidades como único medio de trascender mientras van hundiendo a la mujer que lo acompaña en la oscuridad, quien sabe si conscientemente o no.
Como médico he visto muchas veces a las mujeres deshechas en mi consulta porque ya no saben cómo cuidar del marido que las espera en casa, el mismo que las trata como si sus padecimientos fueran su culpa, el mismo que no parece notar todos los esfuerzos y sacrificios que hace.

Ahora, el problema que encontré fue que a pesar de que todo el libro gira en torno a la relación que Jane tiene con Stephen lo cierto es que nunca sabemos gran cosa de él, ni de su trabajo ni de sus pasiones, ni de su amor. Todo el tiempo Stephen es una figura egocéntrica y elevada que Jane solo parece ver hacia arriba. ¿Qué hay del esposo?, ¿alguna vez la abrazó bajo las sabanas diciéndole que la quería?, ¿alguna vez sus besos la llenaron de pasión?, ¿alguna vez miró a alguno de sus hijos con ternura?, la autora solo se centra en sus múltiples problemas y pocas veces vemos destellos de sonrisas o algún momento de calma.

No se puede juzgar a Stephen, los genios rara vez se detienen en los pequeños detalles de la vida como el resto de los humanos y encima él debió pelear día tras días de su vida por ganarle la batalla a su enfermedad, estoy segura de que si se decidiera a hacer su propia autobiografía dejaría de ser aquel hombre cerrado y brillante y estaríamos frente a un ejemplo de vida. Como dicen por ahí, cada quien cuenta como le fue en la feria.

Quizás por el hecho de cómo terminaron las cosas y de que Stephen sigue con vida (a la fecha de terminar el libro) Jane es bastante tibia en varias cosas. Personalmente fue una mujer que me causo sentimientos encontrados, la entendí durante todo el libro, sufrí con ella y trate de no juzgar sus acciones, pero lo cierto es que también pude comprender el punto de vista de Stephen cuando llegado al punto final termina por estallar.

De cualquier manera fue un libro muy triste, que te hace pasar por el calvario del cuidador en lugar de ponerte en el sitio de la persona con necesidades especiales, al mismo tiempo te da el punto de vista de una esposa que termina por perderse a sí misma en aras de una familia; con razón las feministas proclaman voz a grito que uno debe buscar su propio camino, por difícil que sea.

Al final, y como la vida nos lo ha demostrado siempre, no importa quien seas, el dinero y la fama pueden perder a los hombres.

Yo le otorgo 8.5/10, debido a que no se trata de personajes ficticios si no de personas de carne y hueso no está en mí juzgar la manera en que vivieron su vida y las decisiones que tomaron, sin embargo, reitero, se nos perdió el punto de vista de Stephen y nunca pudimos verlo más que como un niño genio en busca de las alturas aunque para eso tuviera que sacrificar a cualquiera alrededor.

4 comentarios:

  1. No conocía este puntod e vuista y me encantaría conocerlo, aunque como dices, tiene pinta de hacerse dificil a veces por las circunstancias que viven.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hola! Lo vi hace tiempo y aunque no soy muy dada a las biografías la verdad es que esta no me importaría leerla.
    Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

¡Bienvenidos Polares!

Gracias por dejar tu comentario, en éste blog se responden todos los comentarios y si tu me comentas yo te comento, que creemos en el dar y recibir.
Diviertete y recuerda volver.